Josep Piqué considera que los códigos éticos favorecen la competitividad de las empresas

9 de febrero de 2016

Josep Piqué, consejero delegado y vicepresidente segundo de OHL, ha participado junto con Pedro Nueno, profesor de IESE y presidente de la Asociación para la Búsqueda de la Excelencia (ABE) y Santiago Tarín, presidente del Grupo Master Consulting y vicepresidente de la ABE, en una iniciativa para promover los valores con el fin de conseguir la excelencia en el ámbito empresarial. Josep Piqué ha destacado la importancia de establecer códigos éticos dentro de las compañías. Según manifestó, los comportamientos éticos son cada vez más indispensables en las organizaciones privadas y en los mercados de capitales “porque va en favor de nuestra competitividad como empresa y como economía. No hay nada más contrario a la competitividad sostenible que los comportamientos no éticos”, añadió.

OHL cuenta desde 2010 con un Código Ético  que sustituyó al código de conducta del personal ejecutivo vigente en la compañía desde 2002. El Código Ético de OHL fue revisado en enero de 2015 y representa uno de los elementos principales de la gestión de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la compañía y cauce para el desarrollo de sus valores corporativos. Entre los objetivos de este código está desarrollar modelos y pautas de comportamiento profesional, ético y responsable que deben guiar a los empleados de la compañía repartidos en más de 30 países; prevenir comportamientos delictivos o ilícitos en el desempeño de sus actividades profesionales y establecer mecanismos de seguimiento y control necesarios para garantizar su cumplimiento.

Josep Piqué resaltó durante la entrevista el papel fundamental del Consejo de Administración a la hora de transmitir una cultura ética en la organización. Así OHL cuenta con la Comisión de Auditoría, Cumplimiento y RSC que es el órgano encargado, a través de la Dirección de Cumplimiento, de la implementación del modelo de prevención de riesgos penales del Grupo y su mejora continua. Esto responde, según Piqué, “a que los mercados valoran algo más que el mero balance o la cuenta de resultados, valoran el grado de compromiso con la RSC y con los comportamientos éticos”.

Por último, el consejero delegado y vicepresidente segundo de OHL destacó el valor de la honestidad y la transparencia, ya que “la información no es propiedad de la compañía” y es necesario darle “un trato transparente, profesional, serio, riguroso, que no puede pasar en ningún momento por el engaño o la manipulación”, añadió. 

Ver el video en Vimeo

Volver a sala de Prensa