Juan-Miguel Villar Mir ingresa en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas

5 de noviembre de 2013

El presidente de Grupo Villar Mir y de OHL, Juan-Miguel Villar Mir, ha ingresado hoy en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas como Académico de número con la Medalla 37, que le ha impuesto Marcelino Oreja, presidente de la institución.

El discurso de ingreso de Juan-Miguel Villar Mir versó sobre el tema Del proteccionismo a la globalización. La economía y la empresa española en los últimos 25 años. Además del profundo proceso de transformación de España en dicho período, destacó los desafíos que hoy tiene planteados la economía española y concluyó con unas reflexiones sobre la necesaria recuperación de valores morales.

En nombre de la Corporación, le respondió Juan Velarde Fuertes, que destacó las capacidades de Juan-Miguel Villar Mir como Doctor Ingeniero, licenciado en Derecho, diplomado del Economic Development Institute de Washington DC y diplomado en la Escuela de Organización Industrial; catedrático de Universidad por oposición; de ex vicepresidente del Gobierno y ex ministro de Hacienda en el primer gobierno de la Monarquía, y de gran empresario de primera generación, que ha creado un gran grupo industrial a partir del reflotamiento y la consolidación de empresas en crisis o ya cerradas.

Juan-Miguel Villar Mir comenzó subrayando que «mi mayor contribución a esta Academia tal vez resida en la incorporación de los criterios de un empresario, con sensibilidad y enfoques de tipo empresarial, como aportaron a esta casa otros empresarios por cuenta propia que, en épocas anteriores, alcanzaron la condición de Académico de número».

Política económica adecuada desde 2012

Respecto al núcleo central de su intervención, y en relación con la crisis financiera iniciada en agosto de 2007, el presidente de OHL señaló que «en el caso de España, la crisis se presenta durante la etapa del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que primero retrasa el reconocimiento de la existencia de la crisis y que luego no adopta las medidas adecuadas ni continua el camino de las reformas estructurales emprendidas por los anteriores Gobiernos del Partido Popular, imprescindibles para que nuestra economía pudiera competir y salir de la crisis».

Frente a esa situación, que llevó el déficit público español al 11,1 % del PIB en 2009, Juan-Miguel Villar Mir afirmó que: «Sólo a partir de 2012 y gracias al esfuerzo realizado por el actual Gobierno de Mariano Rajoy, ese déficit público se pudo reducir en 2012 hasta el 6,98 %, aparte del impacto de las ayudas europeas para la banca.

El actual Gobierno de Mariano Rajoy ha establecido una política económica adecuada en su conjunto, convirtiendo la austeridad en uno de sus pilares principales de actuación y adoptando las decisiones más urgentes, necesarias para hacer frente a la situación, incluyendo la reducción del gasto público, la reforma laboral y la reforma financiera.

La economía española se encuentra en el camino adecuado para volver a la senda del crecimiento; senda a la que ha comenzado a retornar aprovechando las grandes oportunidades que hoy existen en un mundo global para nuestras exportaciones».

La labor de la Corona

El presidente de OHL se refirió a la etapa que vivimos de monarquía, democracia y progreso, realzando la labor de la Corona, al afirmar que: «A pesar de todos los cambios de escenarios y de todas las vicisitudes sufridas desde 1975, no es posible comprender la positiva evolución de España sin aludir al protagonismo que corresponde al reinado de Don Juan Carlos I.

Con cualquier indicador que se utilice, la mejoría que muestra es espectacular. Todas las potencialidades de la sociedad han sido abiertas o impulsadas.

El papel de Don Juan Carlos y Doña Sofía ha sido esencial para el prestigio exterior de España. En sus centenares de viajes oficiales han conseguido difundir la imagen moderna de una España innovadora, creativa, seria y aliada leal. Los logros deben mucho a la discreta pero intensa diplomacia de Sus Majestades, volcados permanentemente con todas las aspiraciones y necesidades de nuestro pueblo.

Este reinado está ya en las páginas más venturosas de nuestra historia. Nunca España ha tenido un período tan dilatado de paz, de libertad, de bienestar y de creatividad».

Reformas, innovación e internacionalización

Respecto a los retos para la economía y la empresa española, entre las reformas pendientes, Juan-Miguel Villar Mir destacó que «son fundamentales la reforma de la Administración Pública, la reforma energética y la reforma para la unidad de mercado. No son las únicas que necesita España, pero sí las que de manera más directa inciden en la empresa, en el empleo y en el crecimiento económico».

Además, subrayó la necesidad de que las empresas sigan el camino de la innovación y la internacionalización, como «pilares estratégicos en los que deben apoyarse la economía y la empresa española».

«Si se sigue avanzando de forma decidida en el camino de la internacionalización y de la innovación y si se completa el proceso de reformas y de liberalización de nuestro sistema económico, España será capaz de volver a una senda de crecimiento sólido y sostenible, con un crecimiento medio que debe situarse a partir de 2015 en tasas no inferiores al 3 % anual. Y esto supondría que el índice de bienestar material de los españoles, medido por el PIB per cápita, llegaría a duplicarse en los próximos veinte años».

La necesaria recuperación de valores

Juan-Miguel Villar Mir concluyó su discurso con unas reflexiones sobre la necesaria recuperación de valores, ya que, como indicó, «la economía mundial y la economía española no sólo están atenazadas por una crisis económica y financiera, sino que también se están viendo arrastradas por una importante crisis de valores».

En su opinión, «la raíz de nuestros problemas para seguir manteniendo un crecimiento y un bienestar en un mundo sometido a crisis periódicas no está sólo, ni principalmente, en las dificultades económicas. Para contribuir al progreso de la sociedad es imprescindible tener siempre como marco de referencia el bien común».

Un bien común que, según manifestó, se debe alcanzar:

  • desde la religión, pilar básico para regular y ordenar el comportamiento humano;
  • desde la familia, célula imprescindible del cuerpo social;
  • desde la educación, con el fomento del esfuerzo, la excelencia, la disciplina y el respeto,devolviendo a los profesores la autoridad que se les ha quitado, y
  • desde la empresa, fomentado las actuaciones de Responsabilidad Social Empresarial.

En este contexto de apoyo e impulso a la sociedad española, Juan-Miguel Villar Mir añadió que «no pueden omitirse dos ideas fundamentales que deben guiarnos en todos los aspectos de nuestras vidas:

  • hemos de servir siempre a los demás, lo que produce las mejores satisfacciones,
  • y hemos de hacer felices siempre a los demás, como una exigencia ética de convivencia».
Volver a sala de Prensa