Juan-Miguel Villar Mir participa en las jornadas organizadas por la RAI AVE: ¿Necesidad o despilfarro?

4 de octubre de 2011

Juan-Miguel Villar Mir ha participado en la jornada organizada por la Real Academia de Ingeniería (RAI) con el título AVE: ¿Necesidad o despilfarro? que tuvo lugar el 27 de septiembre. Dicho acto contó con la presencia de Elías Fereres Castiel, presidente de la Real Academia de Ingeniería, Joaquím Coello Brufau, presidente de Applus y Académico de la Real Academia de Ingeniería y Germà Bel, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona, que participó en la ponencia junto al presidente de OHL.

Juan Miguel Villar Mir resaltó en su exposición que las infraestructuras son una de las principales palancas impulsoras del crecimiento económico y recordó que España ha invertido desde el año 2000 un promedio del 1,8 % del PIB en infraestructuras del transporte y «como fruto de ese esfuerzo cuenta con una de las redes de infraestructuras de transporte más amplias y modernas de Europa». De esta forma detalló que nuestro país ocupa la primera posición en Europa en kilómetros de autopistas y kilómetros de alta velocidad, aspecto, este último que «la ha llevado a ser también un referente a escala mundial».

Cohesión, sostenibilidad y prestigio internacional

El presidente del Grupo OHL expuso a los asistentes al encuentro que «más allá de los efectos directos generados por la Alta Velocidad y que se encuentran vinculados directamente con los retornos económicos, la inversión realizada en esta modalidad de transporte conlleva otros indirectos». Sobre estos últimos hizo referencia a la cohesión social y territorial, la sostenibilidad y la eficiencia energética, la innovación y tecnología y el prestigio internacional y la capacidad exportadora.

Con respecto a la cohesión social y territorial destacó que «el transporte hace posible la relación y el conocimiento de las personas, la relación de los territorios y la integración de esos territorios». Además, según destacó Juan-Miguel Villar Mir, «la inversión en Alta Velocidad también favorece los criterios en términos de solidaridad».

Centrado en la eficiencia energética y la sostenibilidad apuntó que la apuesta por el ferrocarril responde, entre otros aspectos, «a que su contribución a la sostenibilidad de nuestro sistema de transporte es muy importante desde el punto de vista de la eficiencia energética, en la reducción de la emisiones de CO2, el consumo de combustibles fósiles y nuestra dependencia del exterior».

Además, en el plano tecnológico, España es precursora en el sector de la I+D ferroviario, mediante la innovación en infraestructuras, señalización, electrificación y material rodante. Y, en lo que respecta al prestigio internacional y la capacidad exportadora, Juan-Miguel Villar Mir recordó que «las empresas españolas cuenta ya en el ámbito internacional con un gran prestigio en el mercado de la Alta Velocidad; un mercado que se encuentra en plena expansión y crecimiento».

Volver a sala de Prensa