JUNTA GENERAL EXTRAORDINARIA DE ACCIONISTAS DE OHL

27 de noviembre de 2009

OHL apuesta firmemente por el crecimiento a pesar del difícil escenario de crisis económica actual. El día 26 de noviembre tenía lugar la Junta General Extraordinaria de la sociedad con el propósito de solicitar a los accionistas la delegación en el Consejo de Administración de las facultades para decidir sobre la oportunidad de ampliar capital, en una o varias veces, y el restablecimiento de la capacidad, ya otorgada al Consejo de Administración, para emitir bonos y obligaciones, que siempre serán no convertibles para evitar cualquier dilución para los actuales accionistas.

Así lo ha manifestado Juan-Miguel Villar Mir, Presidente de OHL, en su intervención, en la que ha precisado que «en el difícil escenario financiero actual, para aprovechar las muchas oportunidades existentes y para dar continuidad a las políticas establecidas en 2002, es necesario dotar al Consejo de Administración de flexibilidad para, en su caso, poder ampliar capital y también para poder emitir valores de renta fija». En este sentido matizó que «cometeríamos un error, si en una época de crisis, limitáramos el crecimiento de los beneficios por una limitación de los fondos propios».

Juan-Miguel Villar Mir destacó que la ampliación de capital – la primera que se realiza desde 1999 año en el que se llevó a cabo la fusión de Obrascón y Huarte con Lain-, tiene como claro objetivo «consolidar y reforzar la estructura patrimonial y los ratios financieros del Grupo, incrementando los recursos propios y disminuyendo el peso relativo del endeudamiento financiero. Siempre para mantener su política de crecimiento del negocio mediante inversiones, fundamentalmente en concesiones de infraestructuras». A ello hay que sumar que la situación de mercado, no así en meses anteriores, es favorable para abordar una operación de estas características.

En lo que respecta a las características de la ampliación de capital el Presidente del Grupo anunció que, tras el visto bueno de los accionistas, el Consejo tiene previsto reunirse «de manera inmediata» para acordar la puesta en marcha de la operación en una proporción de una acción nueva por cada cinco antiguas, y «a un coste de sólo 12 euros por acción nueva». Esto significa, según especificó que «el número de acciones nuevas emitidas representará un aumento del 20% del número de títulos que hoy integran el capital social» y matizó que «al emitir las nuevas acciones a un tipo de 12 euros por acción (0,60 euros de valor nominal y 11,40 euros de prima de emisión), el dinero efectivo que ingresará la sociedad será de 199,48 millones de euros, lo que representa un aumento del 47,2% sobre los fondos propios del Grupo al cierre de 2008».

En este sentido destacó que «cada acción en circulación otorgará un derecho de suscripción preferente, siendo necesarios 5 derechos para suscribir una acción nueva». La operación será asegurada por: el Banco Santander, Calyon y Société Générale. Según apuntó Juan-Miguel Villar Mir, el accionista mayoritario, Grupo Villar Mir, propietario del 57,16% del capital social se compromete a acudir a la ampliación suscribiendo todas las acciones que proporcionalmente le corresponden.

Por ello, teniendo en cuenta el precio y el hecho de que las nuevas acciones emitidas tendrán los mismos derechos económicos que los títulos en circulación, Juan-Miguel Villar Mir considera que «es una oportunidad de comprar a 12 euros lo que en Bolsa vale 18 euros y con los mismos derechos».

En lo que respecta a la emisión de valores de renta fija no convertibles destacó que se trata de un instrumento del que ya disponía el consejo y del que hizo uso en 2007 con una emisión de bonos de 700 millones de euros pero «se trae a esta Junta para poner el contador del tiempo a cero y seguir disponiendo del plazo máximo legalmente previsto, de cinco años, para poder hacer uso de esta delegación», especificó.

Juan-Miguel Villar Mir también aprovechó su intervención en la Junta General Extraordinaria de Accionistas para hacer un repaso a la historia del Grupo OHL y a su situación actual, sobre la que especificó, que en una coyuntura difícil, «OHL está pasando la actual crisis financiera sin sobresalto alguno y generando, con regularidad y seguridad, ventas y beneficios crecientes». Asimismo recordó la acertada estrategia marcada en 2002 «anticipándose a la evolución de la coyuntura económica española, nos ha llevado a no tener una sola promoción inmobiliaria, reducir a casi cero la construcción de viviendas para promotores privados, centrar nuestras inversiones en concesiones, internacionalizar nuestras actividades de construcción, no asumir riesgos en sectores distintos de los incluidos en nuestro objeto social y mantener una sólida y rigurosa estructura financiera».

En este contexto especificó que «nuestra política ha sido muy distinta de la de todas las demás grandes empresas españolas de construcción, que en muchos casos han entrado en grandes proyectos inmobiliarios, han crecido como constructores de viviendas, han invertido en sectores absolutamente ajenos a la construcción y han asumido grandes niveles de endeudamiento».

Centrado en el Grupo OHL recordó que su historia se inicia en 1987 «con la adquisición de Obrascón por el Grupo Villar Mir» y, tras llevar a cabo un proceso de crecimiento por absorción y compra de otras diez empresas constructoras, éste «termina en los años 1998 y 1999 con las adquisiciones de Huarte y de Lain, con lo que se crea el Grupo OHL, el sexto gran grupo español de construcción».

Así, conseguidos previamente los objetivos de cambio de escala y de ajuste de la estructura orgánica, el siguiente paso significativo se produjo en 2002 cuando se puso en marcha «una nueva estrategia a largo plazo». Esta estrategia incluía centrar el crecimiento en dos vías principales: «la internacionalización, muy selectiva y aplicando criterios de prudencia para garantizar la rentabilidad y el cobro y la diversificación, sólo en sectores relacionados con la construcción, con orientación prioritaria a las concesiones de infraestructuras», según explicó el Presidente del Grupo.

De esta forma, si en 2002 OHL era «mayoritariamente una empresa de Construcción Nacional, y la aportación a la cifra de negocio de las líneas de Construcción Internacional y de Concesiones era sólo del orden del 13% del total, tras la estrategia fijada en 2002, contemplamos un nuevo Grupo diversificado e internacionalizado -con presencia en 21 países de cuatro continentes-, que ya es más concesionario que constructor y más constructor internacional que nacional».

Fuera de España OHL genera «nada menos que el 87% de los rendimientos del EBITDA y también el 57% de las ventas, el 82% del BBDI o el 70% de las inversiones». En lo que respecta a la diversificación «del total del EBITDA generado por todas las actividades, el 64% procede de las concesiones y no de la construcción».

En lo que respecta al valor de mercado de las concesiones del Grupo, Juan-Miguel Villar Mir ha destacado que «creemos tienen un valor de 2.640 millones de euros, con criterios prudentes». En este sentido especificó que «esta cifra corresponde al valor a abril de 2009 de las aportaciones de OHL como equity en nuestras concesiones desde el año 2001; un equity que tiene un valor en libros de aportaciones de 921,4 millones de euros; lo que significa que OHL tiene una plusvalía latente de 1.719,4 millones de euros, y que el valor de nuestras concesiones, él sólo, supera a nuestro valor bursátil total en más de un 75 por ciento». Centrado en el ritmo de inversión del Grupo OHL apuntó que los balances de situación a cierre de 2008 y de los nueve primeros meses de 2009 «muestran que hemos continuado con un alto ritmo inversor, principalmente en concesiones». Precisamente el área de concesiones de infraestructuras concentra, a cierre de septiembre, el 75% del total de las inversiones acumuladas de OHL.

En lo que se refiere a evolución bursátil, el mercado ha reconocido, y sigue reconociendo hoy, la acertada política de OHL, la consolidación de su estrategia y el cumplimiento de sus objetivos. En ese sentido, según indicó Juan-Miguel Villar Mir «es motivo de gran satisfacción señalar que el valor bursátil de OHL, desde el 31 de diciembre de 2002 el 25 de noviembre de 2009, ha crecido al 24,2% acumulativo anual. Y en ese mismo período, para las empresas que cotizan en el IBEX-35, el crecimiento fue mucho más bajo, del 10,3%, y, el de las empresas del sector de la construcción se quedó en torno a la cifra de sólo 3,9%, que es 6 veces menor que el nuestro». En este sentido, y en un contexto de dar continuidad a la generación de valor al accionista, el Grupo «mantendrá su nivel de inversiones en concesiones de infraestructuras y, de acuerdo con la generación de caja y si la situación de los mercados financieros no lo impide, seguiremos invirtiendo del orden de 1.000 millones de euros anuales, el 30% con fondos procedentes de nuestro cash flow y el 70% de recursos ajenos, para financiación de proyectos y sin recurso a OHL».

En lo que respecta a la calificación crediticia del Grupo, Juan-Miguel Villar Mir apuntó en su intervención que OHL «ha mantenido desde 2001 rating financiero, de nivel Investment Grade, por parte de las agencias Fitch y Moody´s. Y esto ha sido importante por la disciplina que implica, por el prestigio que supone y porque nos ha facilitado el acceso al mercado de capitales».

Sin embargo, con la actual crisis, las agencias han cambiado sus criterios habituales y ahora aplican otros, muchos más restrictivos, endureciendo drásticamente los niveles de ratio que hay que cumplir. En este sentido, OHL seguirá manteniendo «nuestra tradicional disciplina financiera, un balance equilibrado, con necesidades permanentes cubiertas con deuda a largo, con necesidades estacionales cubiertas con deuda a corto, y financiando nuestras concesiones sin recurso en moneda local».

Volver a sala de Prensa